Buscar
Generic filters

Banner web 1140x380 1

Cómo ejecutar un buen putt.

Por Francisco González, Entrenador de Golf de la WGTF – World Golf Teachers Federation y Mental Coach del Golf Psychology Coaching Certificate de la National Training Academy – European PGA.

No recuerdo quien dijo que el putt es un juego dentro del propio juego del golf pero no le faltaba razón. Es un golpe que no requiere un desempeño físico complicado y potente, el espacio en donde se realiza es reducido, podemos controlar todas las variables y condiciones del golpe de manera simple, y la distancia entre la bola y el hoyo no supone la realización de un swing tenso o completo.

Tal vez por esas razones y por no necesitar de una ejecución difícil, es posible que sea el golpe que más desasosiego, desequilibrio, estrés y presión nos produzca, pues creemos que al no ser complicado no podemos fallarlo.

Es cierto que los mecanismos del swing de putt son muy específicos en lo referente al stance, al movimiento de hombros o a la pasividad de las muñecas, al igual que, también, la lectura del green requiere de ciertas técnicas de evaluación a través de los ojos o de los pies que muchos jugadores/as desconocen y que deberían aprender.

Pero cuando usted ejecuta un putt, sobre todo, tiene que saber que su estado mental es mucho más importante que todos los mecanismos que pueda poner al servicio de ese golpe, pues la habilidad para realizarlo de forma perfecta está dentro de usted mismo. El putt se basa esencialmente en una actitud y en una predisposición mental que se concentran en la rutina.

Al igual que en cualquier otro golpe de golf, en el putt la bola se juega quieta y en reposo, y esa inmovilidad puede ser tanto positiva como negativa. La cara positiva está en el hecho de que tenemos tiempo para considerar la situación que se nos presenta, percibir la distancia, los desniveles y las caídas, la rapidez o la lentitud del green entre otros factores, y de esa manera diseñar y calcular el putt que tenemos que hacer.

La cara negativa, al igual que en los demás golpes, estriba en que esa inmovilidad de la bola nos abre una ventana de tiempo, antes y durante el golpe, a través de la cual pueden entrar en nuestra mente pensamientos negativos y disfuncionales que nos aparten del presente y del proceso que debemos seguir.

Todos tenemos un cerebro pensante (hemisferio izquierdo) y un cerebro atlético (hemisferio derecho) y para ejecutar un buen putt (al igual que en los demás golpes) va a necesitar de los dos.

Deberá utilizar el cerebro pensante y analítico para estudiar las variables y condiciones del golpe de putt ayudándose de sus ojos, de sus pies, de sus sensaciones y de su experiencia para después concretar todo en un objetivo, una línea y una velocidad.

Creer y comprometerse firmemente con el objetivo, la línea y la velocidad hará que su cerebro pensante se tranquilice y pueda “apagarlo”, de manera que será entonces cuando podrá y deberá visualizar el golpe que ha decidido para que su cerebro atlético tome el mando. “Vea” con su mente cómo la bola va por la línea y la velocidad decididas, “vea” la bola dirigiéndose al objetivo escogido y entrando por el lado del hoyo que había previsto. Esa es una información sensorial esencial que su subconsciente utilizará cuando realice el golpe.

El movimiento atlético es óptimo cuando la mente está tranquila en estado Mushin – no está pensando – está usando sus sentidos para conectar directamente con su entorno y usando su mente para “ver y sentir” lo que quiere que ocurra, y está profundamente enfocado, en estado Quiet Eyes, y conectado con su objetivo y su intención.

En el golf en general y en el putt en particular no se necesitan hacer la cosas con ahínco, con ansiedad, con dudas y fuerza, puesto que todos estos factores tensan y estresan. El putt requiere de un swing fluido, relajado, libre y comprometido. Si está centrado en su proceso y enfocado en su objetivo, su cuerpo realizará un swing rítmico y natural.

Y permítanme que les deje algunos consejos más:

Ejecute el putt siempre para embocarlo no para evitar tres putts o dejarla cerca.

La peor forma de hacer un buen swing de putt es pensando en sus mecanismos.

Aunque estén bien ejecutados no todos los putts entran.

Cuanto más pequeño sea el objetivo mejor podrá funcionar el cerebro atlético.

Preocúpese solo del proceso, la rutina y el objetivo.

Seguir el proceso, aprender rutinas, estar tranquilo y relajado o enfocar mentalmente el objetivo, son habilidades que requieren de un aprendizaje y de práctica. Habilidades que todo jugador/a de golf sea cual sea su nivel necesita. Con FG Golf Mental Coaching puede aprenderlas, solo es cuestión de que se lo proponga.

Por último, no quiero dejar pasar la ocasión de felicitar públicamente a uno de mis ex alumnos por haber conseguido el pasado 6 de junio, el Campeonato de España Absoluto Masculino. Un magnífico jugador y mejor persona: Alvaro Hernández Cabezuela. Enhorabuena y gracias por tus palabras.

Sus entrenamientos mentales me ayudan a crear rutinas para la práctica y para la competición que me permiten generar más confianza y hacer que me sienta alejado de la ansiedad y mucho más cómodo en situaciones de presión.- Alvaro Hernández ( -3,9 Hcp )

Foto Golf Mental Coaching


Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir más noticias como esta:
Nombre(Obligatorio)



© Todos los derechos reservados.

Ir hacia arriba
>
Send this to a friend