Buscar
Generic filters
  • Inicio
  • Archive
  • Golf
  • Quiet Eyes: el control de la mirada en el putt, Por Francisco González.

Banner web 1140x380 1

Quiet Eyes: el control de la mirada en el putt, Por Francisco González.

 |  Jose Royo  |  , ,
Quiet Eyes

Por Francisco González, Entrenador de Golf de la WGTF – World Golf Teachers Federation y Mental Coach del Golf Psychology Coaching Certificate de la National Training Academy – European PGA.

El putt puede ser una de las partes más difíciles y frustrantes del juego del golf, pues tiene un gran efecto en la puntuación, en el hándicap y en el estado mental. Estadísticamente los putts representan entre un 35% y un 45% de los golpes realizados en una ronda, según se trate de un profesional o un amateur, pero no es solo que los putts sean relativamente más importantes que los demás golpes, sino que el grado de precisión y concentración que se requiere es mayor y por tanto eso hace que sea más susceptible de ser un golpe en el que la presión, la tensión o la ansiedad estén más presentes que en los demás golpes.

La focalización de la atención y el control visual son elementos muy importantes para la correcta ejecución del swing y para lograr la precisión que se requiere en el golf, de ahí que hoy les escriba sobre el concepto de Quiet Eyes (traducido al español como Ojos Tranquilos u Ojos Quietos) que ha sido estudiado por diferentes científicos y para diferentes deportes desde hace 25 años.

Este término se utilizó primero en un estudio de los tiros libres de baloncesto, aunque la doctora Joan Vickers ya lo introdujo en 1992 en una investigación sobre el putt en el golf. La Dra. Vickers en 1996 definió el Quiet Eyes como: «Una fijación final o mirada de seguimiento que se ubica en un lugar u objeto específico en el espacio visomotriz de trabajo, de un ángulo de 3 grados o menos durante un mínimo de 100 ms (0.1 segundos) antes del inicio de un movimiento crítico».

¿Pero, porqué funciona la estrategia de Quiet Eyes? ¿Cómo afectan los ojos al resultado del putt?

Para entenderlo tenemos que recordar cómo funciona el cuerpo humano. El putter es controlado por los brazos y estos son controlados por el cerebro que a su vez recibe información sobre dónde está la bola, dónde está el hoyo, a qué distancia están, cuál es la topografía de ese espacio, hacia dónde cae la pendiente, hacia dónde crece la hierba, si es mucha o poca, etc, etc. Para ejecutar el putt, el cerebro tiene que organizar todos esos datos y controlar los millones de neuronas que los convierten en información.

El control visual utilizado por un jugador experto, es decir, el enfoque entre el hoyo y la bola, facilita ese proceso y recibe esa información relevante para realizar el putt con la fuerza o velocidad necesarias para que la bola acabe dentro del hoyo, en definitiva, el trabajo del cerebro es organizar esa información en un movimiento. Una larga fijación en la bola, antes y durante el swing, protege esa información bloqueando cualquier estímulo no deseado o cualquier otra información visual innecesaria. Esta fijación en la bola también es importante porque le da al cerebro la información necesaria para asegurar que haya un buen contacto entre la cabeza del putter y la bola, golpeando a ésta con el centro de la cara del palo.

Los novatos o jugadores poco expertos que no mantienen esa larga fijación en la bola y se concentran en el movimiento de su cuerpo, en la cabeza del putter y en el green, están distrayendo al cerebro al recibir éste información irrelevante.

A los golfistas se les enseña a mantener el cuerpo y la cabeza quietos durante y después del swing de putt, sin embargo, mantener los ojos fijos es, en realidad, más importante, pues un movimiento de los ojos (que es muy común) que sigue a la bola inmediatamente después del contacto con el putter tendría que haber sido planificado previamente por el cerebro alrededor de medio segundo antes de que se produzca, lo que es suficiente para interferir con la programación cognitiva previa del tiro y provocar un error en la ejecución del mismo, un mal contacto y un putt fallado, y todo ello sin contar con que la presión, los nervios y la ansiedad alteran también los patrones del necesario control visual.

En sus investigaciones sobre el putt de golf, Vickers encontró que los jugadores experimentados focalizaban la mirada en la parte posterior o superior de la bola durante aproximadamente 2 segundos, mientras que los menos experimentados la mantenían unos 1-1,5 segundos.

Los golfistas de élite se concentraban solo en apuntar a un punto pequeño específico (por ejemplo, la marca o brizna por donde creían que iba a entrar la bola), y luego en un punto en la parte posterior o superior de la bola. Sin embargo, los golfistas menos experimentados, presentaban unos movimientos oculares o fijaciones de la mirada mucho más erráticos, en varias direcciones y lugares alrededor del objetivo previsto. En una revisión de su estudio efectuada por la Dra. Vickers (2016) titulado «Origins and current issues in Quiet Eye research», expone que la duración de Quiet Eyes para un putt corto sería de 2,5 segundos y para un putt largo de 3 segundos.

Utilizar la habilidad de Quiet Eyes no le convertirá en Tiger Woods, pero adecuar la rutina pre-golpe del putt, aprender a controlar la mirada y fijar la atención en elementos pequeños le puede servir para mejorar su precisión y para mantener la concentración bajo presión y todo ello seguro que le ayuda a embocar más putts.

La metodología con la que entreno se basa en el uso de Quiet Eyes no solamente para el putt sino para todos los golpes y con FG Golf Mental Coaching puede aprenderla presencial o telemáticamente online. Si lo necesita, contacte conmigo estaré encantado de ayudarle.

Además de aquí en Par4Media puede seguir los artículos en: el Blog de la web, en Facebook (@FranciscoGlezFdez) e Instagram (@golf_mental_coaching)

Foto portada de Sam Vine and Mark Wilson ‐ University of Exeter («Putting with a Quiet Eye»)


Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir más noticias como esta:
Nombre(Obligatorio)

Más Comentadas

callaway 600x284 1


© Todos los derechos reservados.

Ir hacia arriba
>
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
Send this to a friend