Buscar
Generic filters

Banner web 1140x380 1

Historia del Real Club de Golf de Tenerife. Capítulo 2.

 |  Jose Royo  | 

Por José Royo.

Terminábamos el capítulo anterior con el Tenerife Golf Club ya constituido oficialmente pero aún sin mover ni una sola pala de tierra en el campo. Con varias “suertes” (que es como se llaman a los terrenos en forma rectangular largos pero estrechos que configuran el paisaje de la zona y dieron forma al diseño del campo) compradas y otras alquiladas con opción a compra, como en la que se construiría la Casa Club, que hoy en día aunque reformada y ampliada, sigue en el mismo lugar.

En la siguiente foto podemos apreciar perfectamente rodeado de azul la extensión total del Real Club de Golf de Tenerife en la actualidad y los terrenos colindantes (suertes) que dieron forma al campo. Se le conoce como “El Peñón” por la zona en la que está que así se llama.

59765005 143A 4BA4 9FCC FE4021F914BA
Situación del Real Club de Golf de Tenerife y forma rectangular de los terrenos colindantes.

Los inicios de este campo fueron mucho menos problemáticos que los de La Quinta o La Mesa Mota. El motivo es que tuvo muchísimos apoyos de instituciones públicas y privadas. Desde 1927 se tenía el convencimiento de que el golf atraía turistas y sobre todo de calidad. En todos los medios de comunicación escrita de la época

(El Hespérides, La Gaceta de Tenerife, El Progreso, La Prensa, etc.), aparecían artículos solicitando incesantemente que se construyera un campo de golf, haciendo que la sensación de necesidad aumentara y fuera compartida por los ciudadanos.

Una vez creado el club, lo principal era conseguir socios nuevos y cuantas más ayudas posibles (subvenciones, aportaciones, etc.), para sufragar los gastos de construcción del campo. Se empiezan a establecer negociaciones y contactos entre la Comisión Organizadora y diversas entidades e instituciones de la isla, siendo las principales Gobierno Civil, Capitanía General de Canarias, Cabildo Insular, Patronato de Turismo, Ayto. de S/C de Tenerife, Ayto. de San Cristobal de La Laguna, Ayto. de Tacoronte, Real Casino de Tenerife, Conservatorio de Música de Tenerife y Real Club Náutico de Tenerife.

Las primeras reuniones son en Santa Cruz, en el Círculo Mercantil, que ceden sus instalaciones para la celebración de las mismas debido a que una parte importante de sus socios lo eran a su vez del recién creado club. 

Desde la Comisión Organizadora se eleva una solicitud al Cabildo de Tenerife para que aporte 6.000 pesetas para la compra de terrenos. Esta solicitud es aceptada parcialmente estableciendo un crédito de 3.000 pesetas para subvencionar la construcción y mantenimiento del campo de golf en los presupuestos del ejercicio económico de 1933.

El 9 de noviembre a las 17:30h. en el Círculo Mercantil, se celebró una reunión en la que se dio el visto bueno a la construcción del campo. La Comisión Organizadora había publicado por todas las vías posibles, la solicitud para que todos los que estuvieran interesados en el proyecto acudieran a la reunión.
Enseguida la sociedad tinerfeña responde a la llamada de la Comisión y comienzan a presentarse solicitudes de socios. El 22 de diciembre de ese mismo año se dan de alta 49 nuevos socios. En ningún lado figura la Junta de Gobierno como socios, lo que hace suponer que al principio era una cosa muy informal y cerrada donde sólo unos pocos eran los realmente «propietarios» del club. Con el paso del tiempo se formalizó todo y se empezó a dirigir y gestionar el club como una sociedad.

Es entonces cuando se comienzan a alquilar las “suertes” para la construcción del campo. Sorprende sobremanera que sólo el 25% de los terrenos en los que se comenzó a construir el campo fueran comprados. La parte alta de los mismos se arrendaron por 400 ptas. al mes porque no se iban a utilizar de momento. El destino de ese dinero es un misterio puesto que no hemos podido constatar que figure en ningún asiento contable.

Dos de las personas que más trabajaron para la creación del nuevo campo fueron Juan Yanes Rodríguez y Cándido L. García Sanjuán. Desde el principio creyeron firmemente en él y ya en noviembre de 1932, un mes antes de constituirse la sociedad, tenían apalabrados los arriendos de los terrenos sobre los que se iban a construir los 9 hoyos que constituían el proyecto inicial. Formaban parte de la Comisión Organizadora del futuro campo junto a Don Martín Rodríguez y Díaz-Llanos, Don José Hamilton y Monteverde, Don Manuel González Vernetta, Don Guillermo Camacho y Don Rafael Martín.

El campo fue construido bajo la dirección del técnico “chicharrero” Don Andrés A. Díaz que firmó el contrato de construcción el 15 de diciembre de 1932. Cobraría 8.000 ptas a razón de 1.000 ptas por mes, 3.000 ptas el último más 500 ptas. de gratificación, con arreglo al proyecto que a elaboró el arquitecto Don Miguel Martín-Fernández de la Torre. Todo debía estar dentro de 33 fanegadas de terreno, unos 173.000 metros cuadrados. El presupuesto era de 100.000 pesetas y la intención era que todo el campo fuera de hierba, pero la realidad fue que muchas calles y greenes se quedaron de tierra. Constó de 9 hoyos de 3200 yardas de longitud construidos en sentido Norte-Sur y par 36. Se preveía que serían 6 meses de trabajo durante los cuales Don Andrés no podía abandonar las obras, lo que suponía no residir más lejos de 25 kms. del campo.

En diciembre dedicaremos el mes al 130º Aniversario del Real Club de Golf de Las Palmas por lo que volveremos a publicar artículos de la historia del Real Club de Golf de Tenerife en enero de 2022, año que se cumple su 90º aniversario.


Suscríbete a nuestro boletín

Para recibir más noticias como esta:
Nombre(Obligatorio)

Más Comentadas

callaway 600x284 1
    • Muchas gracias.
      Aún está por venir lo mejor.
      En diciembre paramos para poner todo lo que acontezca con el 130 aniversario de Bandama y en enero seguimos con la historia del Peñón. 😉
      Saludos.

  • Interesantísimos estos dos primeros capítulos, y con ganas de seguir enterándonos de la historia de nuestro club. Gracias a los responsables de esta gran aportación y por la difusión de la misma.

    • Muchas gracias.
      Muchos aspectos del Real Club de Golf de Tenerife no son conocidos porque estaban ocultos en los libros de actas del club. Puedo asegurar sin equivocarme que en los próximos artículos daremos a conocer muchos datos muy interesantes.
      Saludos.



  • © Todos los derechos reservados.

    Ir hacia arriba
    >
    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
    Privacidad
    Send this to a friend